Son cinco apuestas, entre ellas: atracción de inversión extranjera para el desarrollo sostenible; internacionalización de los territorios e integración con América Latina y El Caribe, Asia y África.

Revisión comprehensiva de los acuerdos comerciales con socios en Norteamérica y Europa.

Con el objetivo de impulsar la transición de la economía del país hacia una descarbonizada, inclusiva, sostenible y basada en el conocimiento y que propenda por la internacionalización del aparato productivo y de los territorios, el Gobierno del presidente Gustavo Petro presentó hoy ante los gremios de la producción y medios de comunicación la Política de Comercio Exterior ‘Para la Internacionalización y el Desarrollo Productivo Sostenible’.

Esta carta de navegación del comercio exterior va en línea con las políticas de Reindustrialización y de Turismo, presentadas semanas atrás por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y busca fomentar la disminución del déficit de la balanza comercial para lograr los equilibrios que garanticen el desarrollo productivo y competitivo de las empresas y los territorios, así como reducir las vulnerabilidades a los choques externos.

Se busca también una producción creciente de bienes y servicios que lleven al país, en el 2026, a alcanzar las metas trazadas en el Plan Nacional de Desarrollo ‘Colombia Potencia Mundial de la Vida’, entre ellas que las exportaciones no minero energéticas (bienes y servicios) representen el 56% de la canasta exportadora de Colombia en ese año.

Así mismo, que las ventas externas de bienes no minero energéticos alcancen al final del cuatrienio cerca de US$23.000 millones y unos US$11.800 millones de servicios.

El ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña Mendoza, destacó que “esta Política se convierte en la gran articuladora de la industrialización, de la producción agropecuaria, de la generación de servicios modernos, de la internacionalización del aparato productivo, de la apropiación tecnológica para el desarrollo industrial, agropecuario y de la economía popular”.

El alto funcionario agregó que con esta hoja de ruta el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, promueve el engranaje de las empresas, incluidas las pequeñas y medianas (pymes), en las cadenas regionales y globales de valor, la incursión en nuevos mercados y negocios sostenibles, así como en los escenarios multilaterales.

La Política de Comercio Exterior se enfoca en cinco apuestas:

La atracción de inversión extranjera para el desarrollo sostenible y transición energética.

La internacionalización de los territorios y una cultura productiva y exportadora.

El Sur Global: integración con América Latina y El Caribe, Asia y África.

Un multilateralismo activo y propositivo.

Una internacionalización justa y equilibrada.

Por medio de esas apuestas, y el uso de los diferentes instrumentos y programas con que se cuenta y otros que se desarrollarán, el sector Comercio, Industria y Turismo se propone atraer inversión extranjera directa que asegure transferencia de tecnología y conocimiento, estimule nuevas cadenas de valor, genere empleo calificado y oportunidades para las pymes, especialmente de las regiones apartadas y las que históricamente han sido afectadas por el conflicto armado.

“Apostamos por atraer inversión extranjera a sectores que reemplacen la producción de energías de no renovables hacia la producción de energías limpias, por ejemplo, eólica, solar y a partir de la biomasa. También nos proponemos que esos capitales lleguen a sectores de la agroindustria para garantizar la soberanía alimentaria o para la reindustrialización del sector de la salud o de la defensa y la vida”, explicó el viceministro de Comercio Exterior, Luis Felipe Quintero Suárez.

En articulación con los Ministerios de Minas y de Medio Ambiente, y con entidades como el Invima y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), se trabaja en la gestión de acciones de mejora para facilitar la llegada de la inversión extranjera.

A esto se suma que el país cuenta con mecanismos tales como los incentivos tributarios para la atracción de inversión para la generación de energías limpias, que incluyen deducción del impuesto de renta, exclusión del IVA, o exención de aranceles a la importación de distintos insumos y maquinaria.

Entre los instrumentos se encuentran los aranceles inteligentes, que se aplicarán en los momentos que se produzcan distorsiones en los productos nacionales por subvenciones o cualquier otro impuesto que implique trato no recíproco, señaló el ministro Umaña Mendoza.

Igualmente, los incentivos para la inversión en sectores agro y agroindustrial. Además, habrá continuidad en el trabajo para poner en pleno funcionamiento la Ventanilla Única del Inversionista y la figura del Defensor del Inversionista.

Por otro lado, para implementar esta Política, la internacionalización de los territorios es fundamental. Por eso se profundizará el trabajo Región-Nación para que las regiones se conviertan en punta de lanza de la internacionalización de las empresas y diferentes tipos de asociación. En este proceso las regiones deberán familiarizarse con su apuesta exportadora y conocer los procesos de internacionalización.

Justamente, el sector Comercio, Industria y Turismo ofrece instrumentos para la sofisticación y diversificación de la oferta exportable y la promoción de las ventas externas, como el Plan Vallejo, las Sociedades de Comercialización Internacional, Fábricas de Internacionalización y programas de formación exportadora, entre otros.

También se dará especial énfasis a las compras públicas.

Integración con América Latina

En la apuesta de integración con América Latina y El Caribe, se profundizarán las relaciones a través de mecanismos como la CAN, la Alianza del Pacífico, Mercosur, Caricom y otros. Y además, se impulsará la construcción de corredores económicos que permitan la integración física, económica y el transporte multimodal, principalmente entre las regiones fronterizas.

En el caso de Asia, se construye la primera estrategia de aproximación e integración para que Colombia se asocie con las potencias emergentes en esa parte del mundo, en beneficio del proceso de reindustrialización, desarrollo agroindustrial, de servicios sostenibles y en la sofisticación del aparato productivo en pro de la internacionalización. Y se dará prioridad a mercados estratégicos de Asia, dependiendo de los sectores productivos del interés de Colombia.

En el marco de esta Política, Colombia buscará los equilibrios y la posibilidad de un comercio justo. Por eso, avanza en la revisión comprehensiva de los acuerdos con socios como Estados Unidos, y lo hará también con la Unión Europea, México, Brasil y Argentina. El objetivo es identificar  los desequilibrios comerciales o normativos para mejorarlos y aprovechar más y mejor esos instrumentos.

Y finalmente, en el marco de los organismos multilaterales, Colombia tendrá una participación activa y propositiva.

Consulte la presentación sobre la política.



Deja una respuesta