Personas con patrimonio líquido superior a $5.000 millones de pesos deberán pagar Impuesto al Patrimonio.

Desde el pasado 9 y hasta el 22 de mayo de 2019, 7.000 contribuyentes tendrán que pagar la primera cuota del Impuesto al Patrimonio. Dicho impuesto fue creado con base a la Ley de Financiamiento de 2018, gravando a las personas que cuenten al primero de enero de 2019 con un patrimonio líquido superior a $5.000 millones. Respecto a las personas naturales, el patrimonio liquido está compuesto por la totalidad de sus activos menos las deudas vigentes para esa fecha, pudiendo restar de la base del impuesto, hasta $462 millones del valor patrimonial del inmueble donde habitan. Aquellas personas con un patrimonio líquido igual o superior a $5.000 millones están obligadas a declarar dicho impuesto en 2019, 2020 y 2021; pudiendo cancelar dicho impuesto en dos cuotas por año (del 50% cada una), siendo establecida la fecha límite de pago de acuerdo al último dígito del NIT del contribuyente. 

Fuente: Instituto Nacional de Contadores Públicos (INCP).